miércoles, 26 de enero de 2011

De alguna manera

de alguna manera yo
habiéndome involucrado entre los sentimientos de las plantas
una vez tocado por sus inexplicables emisiones
ya a merced de mecanismos peligrosos, desconocidos
fuera de las longitudes de onda familiarmente nuestras
una vez roto el rígido esquema de espacio tiempo
en el que se basaban ciudades ideas guerras obras y toda historia humana

comprendí, irracionalmente, el pesar de la selva
su alegría, el ruido de su cuerpo
un cuerpo que dejaba de ser simple materia mesurable
y recuperaba un corazón perdido

fué así como la magia se abrió paso
entre los antiguos ejes coordenados de la mente
que, tambaleantes, caían como dioses

entonces, solo, a la hora del crepúsculo
sin la Enciclopedia protectora a mis espaldas
habiéndome desarmado de compaces, ordenadores y lupas
y una vez arrojado al averno hasta el último dato estadístico del archivo

me introduje en la espesura


***
junio 1990

***

video

Video: El Viejo Roble, Parque Lillo, Necochea. Enero 2010

4 comentarios:

  1. Hola José. Es de tu autoría? Está buenísimo. Me encantó tu estilo!!

    ResponderEliminar
  2. Si Amaranta, todo el contenido de este blog fué escrito por mí (alla lejos y hace tiempo) Son escritos que voy encontrando entre mis apuntes extraviados. No tienen corrección nueva, o apenas les toco una coma o algo así, pero respeto el texto tal cual lo habia escrito por aquellos años, Particularmente este es uno d elos ultimos poemas que escribí, antes de "jubilarme" de poeta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. qué bosque bello, recostado ahí, silabeado y dispuesto.

    imperio destruido y resuelto en una decisión, franco, me gusta mucho tu poema, espero la idea de "júbilo" sea continuar escribiendo

    un abrazo grande José

    ResponderEliminar
  4. Gracias Carol, no se si escribiendo poesía, pero estamos "en algo" Un abrazo

    ResponderEliminar